Mamá, mamá, yo te ayudo a lavar.


ad...





De pequeños a la mayoría nos gustaba darle sorpresas a nuestros padres. A veces mientras estaban trabajando solíamos limpiar toda la casa o bien ordenar nuestra habitación para que llegásen y se encontraran con menuda sorpresa y así estuviesen contento con nosotros. En este caso, la niña quizo sorprender lavando los platos, pero lo que la madre no sabía es que en realidad estaba lavando la Notebook. ¡Tremenda sorpresa eh!.