Estas eran las verdaderas luchas.


ad...





No tengo dudas de que casi la mayoría de ustedes, de pequeños veían las famosas luchas libres, donde cada uno de nosotros tenía a su luchador preferido y también, por qué no, a su peor enemigo, a ese que odiaban, al engreído que aparentaba ser el más fuerte de todos. En este caso tenemos una pelea parecida, pero a menor escala (en todo sentido). Aquí uno de los mini luchadores se llevó una buena raspada de todo su rostro contra el ring, cayendo finalmente de espaldas. Creo que se les complicó la pirueta, jaja.