No hay prenda que no se parezca al dueño.


ad...






La verdad es que estas imágenes son bastante graciosas. El tipo le quiere dar un beso a su mujer y ella lo saca, luego vuelve a la carga pero esta vez para besar a su hija, y para sorpresa del padre, la niña también lo rechaza exactamente de la misma forma que lo hace su madre. Lo curioso es que la niña no miraba lo que hacía si madre por detrás, es decir, fue todo natural. Cabe destacar que seguramente la niña haya visto a su madre hacer esto varias veces antes y por eso la está imitando, supongo.