Mete el cuchillo en la tostadora. No pasará nada, decían.


ad...





Este chico demasiado confiado mete el cuchillo en la tostadora de una manera descarada, con el artefacto enchufado, recibiendo corriente y listo para explotar. ¿A quién se le ocurriría hacer semejante estupidés? Pues parece que a una persona en el mundo al menos si.