La vida en un abrir y cerrar de ojos.


ad...






Un milagro de Dios dirán algunos. Un golpe de suerte dirán otros. El destino, otros tantos. La realidad es que esta tipa iba hablando por teléfono por la calle y por cuestión de milésimas de segundos no perdió la vida con una camioneta que iba circulando por la avenida. ¿Qué opinión se merece? Por mi parte, no hablar por teléfono mientras circulamos por la vía pública y no ser tan tontos.