Cuando te crees el centro de la fiesta.


ad...






Si no lo han hecho ustedes, seguramente tengan algún amigo que se haya creído de pronto el alma de la fiesta y empieza a hacer el ridículo, sea porque está borracho o cualquier cosa, y así sigue hasta el amanecer con sus ridiculeces que terminan haciendo reir a todos.