Casi, casi, casi pero no.


ad...





¡Vaya estupidés!. El tipo estaba en una plaza, subido a uno de los típicos juegos y de pronto, totalmente confiado se tiró desde una importante altura hacia otro juego que estaba relativamente cercano. Por supuesto no llegó y se terminó dando un tremendo golpe.