Ahora si puedo morir en paz.


ad...




Popcorn



La verdad es que si, ya puedo morir en paz. De pequeño miraba cómo mi madre hacía las palomitas/pochoclos, y escuchaba el sonido de cómo reventaban pero nunca entendía cómo algo tan pequeño podía inflarse tanto. Por cierto, no me dejaban destapar la olla porque sino se haría un desastre y saltarían por todas partes, así que siempre tenía esa intriga. Ahora si, ya puedo morir en paz.